miércoles

¿Qué hay para NAVIDAD?

Leyendo el blog de una amiga española quien divagaba sobre la forma en que muchos españoles pasarán este año su navidad en medio de una fuerte crisis económica que ha cobrado cientos de miles de empleos al país Ibérico, fue obligado remitir la misma situación a mi propio país, México.
Ella mencionaba que “los escaparates empiezan a lucir sus mejores galas para las fiestas…pero las tiendas están casi vacías, no hay demasiada gente en ellas y la que hay, solo está mirando...”
Esto me hizo reflexionar a mí sobre lo doloroso que es, y ha sido siempre para millones de familias mexicanas que igualmente ajustan su cinturón en este año igual que lo han hecho muchos años atrás... en realidad en México una gran parte de la población, con crisis o sin crisis, nunca han sabido lo que es ir de compras a un gran almacén…
Es posible que muchas mujeres sintamos el dolor ajeno como si fuera propio, la empatía por los demás nos vuelve mucho más sensibles y las fiestas de Navidad y Año Nuevo nos llevan a recordar a esos millones de mexicanos y mexicanas marginadas (especialmente las mujeres y los niños) cuya historia no ha ofrecido más que miseria para sus ancestros por varias generaciones anteriores a ellos.
Pero lo que más duele es que este país es el "Rey de la DESIGUALDAD"... la miseria es crónica para una gran mayoría, y la minoría privilegiada, en una abrumadora mayoría, conviven con los más desprotegidos con una gran INDIFERENCIA.
Tantos siglos de DESIGUALDAD te vuelve inmune al compromiso social.
En nuestra tradición cristiana, se le da un gran valor a la práctica de la "caridad" hacia los pobres, como un gran valor opcional que nos convierte en “santos” si la practicamos regularmente…sin duda, una consecuencia de ello es la indiferencia silenciosa.
Para millones de mexicanos, el término Responsabilidad Social no les dice absolutamente NADA.
En todas partes hay personas comprometidas con el futuro y deseosas de generar un cambio; el problema es que son muchos más quienes solo tienen un compromiso consigo mismos y con su éxito personal.
Lo mismo en la empresa privada como en la política, son más los ególatras que los idealistas. Se viven dos México opuestos: millonarios- pobres, norte-sur, desarrollo-retraso, exceso-escases, egoísmo-bondad, conocimiento-ignorancia, y pareciera que a nadie le molesta esta situación.
Gobiernos van y gobiernos vienen y no se logra la solidaridad nacional para asumir juntos un compromiso que nos cueste a todos, pero que garantice una transformación social.

¿Qué hay para esta Navidad?
Ojalá y hubiera lo que se necesita para que los y las mexicanas privilegiados salgan de su letargo interminable...para pagar el precio de tantos y tantos privilegios.

5 comentarios:

  1. Anita, muy bonito texto, me parece que es idealista sin embargo, como bien dices gobiernos vienen y gobiernos van. Para mi que el problema es irradicable en la medida en que no se controle la explosion demografic, se eduque mejor y haya una reparticion mas justa. Las 3 las veo igualmente irrealista de que se compongan. Si vale la pena el decir que Mexico es el numero uno o el numero dos en el mundo como uno de los paises mas felices. Tenemos algo en la sangre que aunque estemos pobres no se nos borra la sonrisa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esa indiferencia es la que nos ha venido afectando en todo, en la situación que tenemos ahora, el no haber prestado atención y pensar que no era nuestro problema. Ahora pagamos ese precio con la violencia que estamos viviendo, la falta de educación, empleo y oportunidades para todos nosotros. Para navidadad, debemos dejarla! Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
  3. Excelente reflexion !

    ResponderEliminar
  4. La oportunidad de desarrollo para todos a menudo parece una utopía, así como romper con el paradigma de la falsa generosidad que es la limosna...
    Antes que nada es la dignidad y mucha gente tiene grandes capacidades que la hipocresía no sabe valorar...
    Sí, hay que acabar con mucha miseria, pero la más difícil de cambiar es la miseria de mente y espíritu. Por eso procuro ser muy autocrítica con mis actitudes, aún así, soy optimista y personas que pueden ver a un lado con objetividad como tú Ana, me convence de que no estoy equivocada en pensar que algún día sabremos valorar en cada uno de nosotros la virtud más allá de la circunstancia.

    ResponderEliminar
  5. Sabias reflexiones. Hay que ver la realidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

MUJER / IMPACTO

INdiVIduALisMO

inDIviDUalISmo

ANA SCHWARZ's Diario

Se ha producido un error en este gadget.