viernes

La Lectura y la Cultura Mexicana


La sabiduría comienza donde el conocimiento es abundante
El conocimiento se adquiere con experiencias de vida propia y ajena
La experiencia se transmite en alguna medida a través de la lectura
y la lectura nos da la posibilidad de comunicarnos con el mundo.

Sabemos muy bien que México no es un país ni de sabios ni de lectores. Los mexicanos somos alegres, musicales, dramáticos, a veces cómicos y unas cuantas cosas más… Pero no se puede hablar de que la lectura sea un hábito establecido en nuestras tradiciones.
Nuestra sabiduría es popular, se percibe en la gente común, quienes haciendo uso de sus habilidades se las ingenian para tener una vida más confortable y feliz en la medida de lo posible; aún y sin una formación intelectual que los mantenga bien informados.
Pero la realidad es que los mexicanos solo leen (YO me excluyo) 2.9 libros al año por persona y distintas estadísticas señalan que no se lee más de medio libro por año. Otro dato desalentador, es que existen en México solamente 1 biblioteca pública por cada 15 mil habitantes, un dato verdaderamente triste.
A diferencia de otros países, nuestro sistema educativo es tan deficiente, que saber leer significa solo lograr decodificas y reproducir oralmente las letras, palabras, frases y oraciones, sin darle valor al la dimensión semántica y pragmática del proceso lector; es decir, si comprendes o no lo que has leído, y si ese conocimiento lo podrás aplicar a tu vida.
Muchos mexicanos (NO todos por supuesto) aún y que sean egresados de universidades públicas o privadas, aún y que hayan completado una carrera universal, no cuentan con un bagaje cultural a la altura de los países desarrollados, ni siquiera con los estadounidenses, a quienes se critica a veces, de ser muy ignorantes en temas generales.
En países como España el número de libros leídos es de 7.7 libros por año por habitante, y otros países cuyas economías son más avanzadas se leen más de 20 libros al año. México continúa viéndose muy pobre, si lo comparamos con economías similares como Brasil, donde se leen 4.7 libros al año.
Según una lista presentada por UNESCO sobre los hábitos de lectura, México ocupa el lugar 107 entre 108 países, lo que nos demuestra nuestra grave deficiencia.
Una de mis hijas, quien estudió su Master en Europa en un proyecto que incluyó tres prestigiosas universidades europeas, manifestaba su frustración al iniciar sus estudios, ya que la mayoría de sus compañeros europeos, aún los asiáticos y norteamericanos, poseían un mayor conocimiento en temas de cultura universal….”aprendí más en las sobremesas familiares, que en las aulas de la universidad…”
Esta situación hace urgente e imprescindible generar cambios en las políticas educativas de México a todos los niveles, así como la penetración de nuevos valores que privilegien la lectura por encima de las telenovelas y los chismes televisivos.

Desgraciadamente son las políticas públicas más los políticos, junto con los medios de comunicación e información mexicanos, quienes han tenido históricamente una influencia negativa en el avance educativo en México. Es a ellos a quienes la gente mira. Son los programas ligeros, carentes de contenido y ninguna propuesta desarrolladora, lo que el ciudadano mexicano ha tenido a su alcance por décadas. Me atrevo a decir, que antes de que existiera la televisión y que existiera TELEVISA en este país, la gente leía, se educaba, se hacía buen cine y recorríamos un camino hacia el progreso.
¿Será posible que lejos de avanzar vayamos irremediablemente en retroceso?
¿Será la política y la televisión mexicana, los verdugos del desarrollo nacional?
En las próximas elecciones en México contenderán por la presidencia algunos personajes que no representan por si mismos ninguna posibilidad de encabezar un cambio real hacia la cultura y el conocimiento de los mexicanos.
Si la educación es lo único que puede generar un desarrollo permanente ¿Qué podemos esperar de candidatos que no leen?
Necesitamos urgentemente gobernantes sabios, ya que la ignorancia cobra facturas muy caras y en México ya no estamos para pagarlas nunca más…”Copetito debe ponerse a leer”











4 comentarios:

  1. Anónimo12:43

    ¿A cuantos libros equivale la lectura de 10 revistas de espectáculos y 2 periódicos de nota roja? Eso es lo que la mayoria de los mexicanos leemos por mes...

    ResponderEliminar
  2. Políticos dedicados a otros menesteres, medios de comunicación más preocupados de ganar dinero, sociedades rurales necesitadas de mano de obra... todo estos factores, y otros muchos, proporcionan un bagaje cultural escaso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Javier y Raúl, gracias por sus comentarios...estos temas nos dejan ver que el poder y los poderosos no tienen el menor interés en que los ciudadanos comunes gocen del conocimiento y la información. Bien es cierto de que les resulta mejor ofrecer al pueblo puro circo...

    ResponderEliminar
  4. Leer, más que leer, apoyar a culturizar México, hace poco me tocó buscar patrocinadores culturales... entre ellos Cad Toner, ¿qué me dijó el del spot: "Salvando al mundo, un cartucho a la vez"? ¡No hay beneficios fiscales por apoyarte! ¡Invertir en escritores no es rentable!

    ResponderEliminar

MUJER / IMPACTO

INdiVIduALisMO

inDIviDUalISmo

ANA SCHWARZ's Diario

Se ha producido un error en este gadget.