viernes

Los MIEDOS de HOY

Hay quienes afirman que el miedo en el ser humano es un producto de su conciencia cuando expande su nivel de conocimiento ante situaciones peligrosas. Desde el punto de vista evolutivo, el miedo es un complemento y una extensión de la función del dolor antes experimentado. El miedo nos alerta sobre peligros que no nos han ocasionado algún dolor, y nos avisa de alguna amenaza a la salud o a la supervivencia.
Joanna Bourcke autora de Fear: a Cultural History (El miedo: una historia cultural) revela que el miedo, como un sentimiento colectivo e individual, varía con las épocas y los contextos históricos.
Pero los miedos de hoy no son los de ayer.
Para entender los miedos de hoy, es necesaria una mirada al estado de animo predominante en nuestro tiempo: el temor, la ansiedad en la incertidumbre.
Es verdad que hay miedos que no cambian y que han estado presentes en todas las épocas de la humanidad: el miedo a otro, el miedo a la miseria y a la violencia; miedo a lo desconocido, a la muerte y al mas allá.
La civilización nos ha permitido terminar con muchos temores generando certezas. Ya no somos tan débiles ni vulnerables ante los embates de la naturaleza, pues hoy se cuenta con un gran conocimiento sobre estas situaciones y es posible  anticiparse, alertar, prevenir y evitar muchas tragedias. 

Las epidemias y las enfermedades mas graves, en una inmensa mayoría,  ahora pueden ser prevenidas y controladas, principalmente en los países mas desarrollados. Hoy el conocimiento permite que las personas resuelvan situaciones que anteriormente eran de vida o muerte.
En el campo de las ideas, el hombre de hoy a diferencia de épocas pasada, se ha ido alejando de la fe religiosa que lo sostenía ante la falta de respuestas sobre si mismo, sobre la vida y sobre la muerte. 
Si hacemos un ejercicio de imaginación en donde nos imaginamos viviendo las situaciones que sufrían los humanos en la edad media, podríamos entender la gravedad de la ignorancia y la incertidumbre ante lo que se vivía a diario en las distintas comunidades, en donde la enfermedad, la guerra, el sufrimiento y la muerte eran experiencias recurrentes. Antes de esta época el único propósito de los humanos era el lograr sobrevivir. 
Nuestra realidad hoy, es que vivimos en un mundo cada vez mas construido, artificial, muy rico en conocimientos (si se tiene la oportunidad de acceso); un mundo donde la tecnología de la comunicación nos acerca y nos ofrece información nunca imaginada en otros momentos de la historia. La ciencia en general avanza de forma vertiginosa y las posibilidades de contar con mas y mejores herramientas digitales son verdaderamente infinitas.
Sin embargo, la economía mundial representa grandes incertidumbres pues prevalecen muchos secretos que despiertan suspicacias y que ademas abre nuevos retos que generan esos miedos modernos que afectan a las sociedades desarrolladas, ante su impotencia de incidir sobre temas económicos mas relevantes. 
Resulta imposible negar que actualmente el principal transmisor del miedo son los medios de comunicación de masas, y aunque  se precisa de la credulidad para que el pánico estalle, el mostrar la vulnerabilidad e inseguridad que se viven  ante el terrorismo, el narcotrafico  y la irresponsabilidad de gobiernos, organizaciones, y de quienes profesan ideas fundamentalistas, se generan situaciones estresantes que enferman gravemente el tejido social en los distintos continentes. 
Finalmente, otra fuente de miedo y malestar se experimenta en los cambios de las estructuras que soportan la vida personal, familiar y social en muchas comunidades. La desintegración de estas estructuras han dado paso a relaciones mucho mas abstractas que debilitan la cercania afectivas solidas; relaciones angustiantes por la soledad, por el temor al fracaso, a la vejez y a morir sin trascender. 
Creo que no es exagerado decir que la modernidad técnica,  mediática, incidental; que la aceleración de todos los intercambios económicos, políticos, sociales, conducen en lo general al mundo, y en lo particular  a las personas, hacia una liberación vertiginosa que no permite ser asimilada con rapidez, y que nos saca en muchos momentos de la esfera de la realidad; lo que genera inseguridad y desconfianza que se traduce en nuevas formas de miedo y temor.
Citando a Jose Joaquin Bruner termino reflexionando: "La inseguridad contemporánea, esa inquietud y angustia que se expresan en buena parte de la literatura, del cine y las artes; eso que encontramos diariamente en los medios, provienen de todos lados. Son como una sombra que proyectan la cultura en que estamos viviendo... "

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUJER / IMPACTO

INdiVIduALisMO

inDIviDUalISmo

ANA SCHWARZ's Diario

Se ha producido un error en este gadget.