jueves

Pesimismo, optimismo y sus peligros...

En las buenas y en las malas, el mundo ama a los optimistas.
Una persona resueltamente positiva, con la que es divertido convivir, es bien recibida en casi todas partes.
Los pesimistas, por otro lado, son virtualmente repudiados: en la oficina, en el salón de clases y en casa. Con sus advertencias y predicciones sombrías, son particularmente poco gratos en la "hora feliz".
Recientemente hallazgos científicos apuntan a los beneficios para la salud de tener una actitud optimista. Algunos investigadores en Harvard examinaron 200 estudios que daban seguimiento a riesgos cardiovasculares y estados de ánimo, y descubrieron que "los rasgos como el optimismo y la esperanza, y niveles más altos de felicidad y satisfacción con nuestras vidas, estaban vinculados a una  reducción en el riesgo de sufrir males cardíacos y embolias, según reportó el New York Times"

Otros datos arrojan que la gente optimista tiende a vivir más años, a enfermarse menos y recuperarse mejor de las enfermedades, e incluso, e incluso a prosperar económicamente. 
Sin embargo, la inclinación por lo positivo, en opinión de algunos, pudiera ser inadecuada o incluso, letal.
Un estudio en la revista médica británica BMJ arrojó que al rededor de dos terceras partes de los médicos sobrestiman la supervivencia de pacientes. Este optimismo impulsa a los doctores a respaldar tratamientos que probablemente no salvarán las vidas de los pacientes, pero que podrían ocasionarles un sufrimiento innecesario y acercar a sus familias a la bancarrota médica"
En la política el optimismo es visto como indispensable para la salud de las naciones. 
En Estados Unidos y Europa donde las crisis financieras han sacudido la fe de muchos, los economistas a una manera positiva de pensar para elevar el ánimo de la población, se han convertido en parte del discurso nacional. 
El gobierno español por ejemplo, ha lanzado una campaña para lustrar la imagen del país. 
A menor escala, varios alumnos de la Universidad Camilo José Cela, en Madrid, editan un boletín titulado "Buenas Noticias". Marité menendez, directora de comunicación del plantel, dijo que tenía como intención animar a sus lectores como a sus periodistas. Aún no hay datos para saber si realmente ha funcionado. 
Algunos que han reflexionado sobre el impacto del optimismo en el escenario mundial, han hallado que se ha quedado corto...
En un artículo escrito para The Times, el filósofo británico Roger Scruton lamentó que "podemos rastrear el origen de los grandes desastres de la política del siglo XX en las doctrinas impecablemente optimistas de Marx, Lennin, Mao u muchos otros para quienes el progreso era una tendencia inevitable de la historia. 
Según Scruton estas lecciones parece haber tenido poco impacto, y hace referencia a las consecuencias de la llamada "primavera árabe", como el surgimiento de nuevos gobiernos en Túnez y Egipto; la guerra civil y destrucción de Siria, el asesinato del embajador de Estados Unidos en Libia, la persecución de cristianos en la región y más...
"Pensar un poco en las fuerzas que inevitablemente serán desatadas y el colapso de las autocracias árabes habían ocasionado a las potencias de occidente, fueran un poco más cautelosas al provocar los cambios...Pero en las emergencias súbitas, generalmente toma control el optimismo" 

Este artículo fue escrito por Peter Catapano se publicó en el New York Times hace unos día y me pareció muy interesante compartirlo en este Blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUJER / IMPACTO

INdiVIduALisMO

inDIviDUalISmo

ANA SCHWARZ's Diario

Se ha producido un error en este gadget.