miércoles

La Familia y la DESCOMPOSICIÓN SOCIAL

.




Ante la grave descomposición del tejido social que vivimos los mexicanos, poco a poco, vamos olvidando aquellos años felices de la vida tranquila que hoy parecieran tan lejanos. Estamos cayendo en el grave error de señalar que todo el problema se reduce a la pérdida de VALORES.

¿Qué es un “VALOR SOCIAL”?
Lo que los ciudadanos hacen repetidamente, hasta convertirlo en su forma de vida, es lo que ellos valoran. Pongamos un ejemplo, si un padre de familia vive una vida ordenada, disciplinada y congruente, que además tiene una esposa que atiende debidamente sus roles dentro del hogar, y ambos vigilan y atienden las necesidades de sus hijos, pudiéramos señalar que esa familia vive 

VALORES TRADICIONALES.

¿Cuántas familias mexicanas vivirán de esta forma actualmente?
Pongamos ahora otro escenario: un padre de familia con un buen ingreso que le permite gastar en visitar los famosos “Tabledance” en compañía de sus amigos, mientras su señora se la pasa entre el “apostolado” y “casino”.
Por lo tanto, los hijos son educados permisivamente mezclando dinero, antros y vanidad.

¿Qué aporta esta familia al bienestar social? (además de dejar mucho dinero en negocios con giros negros).
Como podemos ver, los valores se confunden, porque no es lo mismo decir que se tienen ciertas creencias a vivir de acuerdo a esas creencias.

La vida moderna impone nuevos retos a la forma tradicional de relacionarse en familia, y se necesita mucha apertura mental y de procesos meta cognitivos sociales muy complicados, para interactuar debidamente unos con otros.

El sistema familiar tradicional está prácticamente agotado.
El empoderamiento ya no lo vive únicamente el padre como proveedor, ahora la mujer y los hijos exigen sus derechos y las reglas familiares deben ser establecidas con mucho cuidado y con la inclusión de toda la familia.

Esto, lejos de ser malo es bueno, pero se deben cuidar las formas de convivencia:
El diálogo debe remplazar a la imposición y el consenso al autoritarismo, pero aún así, lo más importante es la congruencia de los padres y el ejemplo que ellos den a sus hijos.

Ninguna familia tendrá derecho a reclamar ni a exigir nada si sus vidas se desenvuelven con los “nuevos VALORES”, entre los nuevos centros de diversión que han destruido la tranquilidad social… léase TABLE-DANCE, CASINOS Y ANTROS..

Señores y señoras, este es el momento de elegir cómo vamos a vivir.

2 comentarios:

  1. Quizas sea momento de guardar la caja negra y hacer un esfuerzo por convivir y conversar con la familia..... el comedor y la cocina es el sitio ideal. El amor llega por el estomago!!!!

    Saluditos Ana!

    ResponderEliminar
  2. Antes había tiempo para todo hasta para que nos regañasen... ahora es triste ver que raras veces se coincide (toda la famila) en comedor...

    Sí es necesario unir a la familia para platicar sobre los acontecimientos diarios, que esos momentos sean de calidad...

    Saludos Ana.

    ResponderEliminar

MUJER / IMPACTO

INdiVIduALisMO

inDIviDUalISmo

ANA SCHWARZ's Diario

Se ha producido un error en este gadget.